top of page

Restauración Ecológica -Parte I-

Actualizado: 28 abr 2022

La Organización de las Naciones Unidas decretó el período 2021- 2030 como el decenio para la Restauración Ecológica de los Ecosistemas. Nos quedan 9 años para sanar nuestro planeta y en este artículo hablaremos de cómo hacerlo ¿Tú qué vas a restaurar? Súmate!



¿Cómo era antes y cómo es ahora?


La degradación de los ecosistemas naturales y los paisajes se ha intensificado en los últimos tiempos con la expansión urbana, las infraestructuras, la industria, la agricultura y la ganadería y otros usos, así como la demanda de recursos naturales para una población en aumento.


Tal degradación afecta negativamente a la calidad de vida y bienestar humano y exige, de un lado, adoptar cambios en los modelos productivos, de consumo y de comportamiento social para un desarrollo sostenible y, de otro, revertir las situaciones de degradación que la propia actividad humana genera. Ya en las décadas 70 y 80 del siglo pasado la alarma social ante la degradación de ecosistemas implicó la aparición de las legislaciones de Evaluación de Impacto Ambiental en distintos países.


En ese momento, el estado de la técnica y la investigación era prácticamente inexistente, por lo que los responsables de aplicar los condicionantes ambientales tuvieron que improvisar criterios y umbrales basados en su experiencia y buen criterio profesional. Estas lagunas en el conocimiento implicaron que los resultados de estas medidas no fueran siempre todo lo efectivas que hubieran sido deseables.


Así pues, en los últimos años, tanto el enfoque como las metodologías para afrontar las acciones de conservación de ecosistemas y, específicamente, las actuaciones de restauración han evolucionado enormemente. Hoy en día, existe un amplio consenso en que ya no es posible mantener la biodiversidad del planeta en un nivel aceptable exclusivamente mediante la conservación selectiva de zonas prioritarias.


En este contexto, la Restauración Ecológica (RE) ha sido reconocida por múltiples sectores (científicos, técnicos, administrativos y sociales) como una herramienta fundamental para revertir la degradación generalizada de los ecosistemas, reponer el capital natural, y garantizar el suministro de bienes y servicios ecosistémicos a la sociedad para su disfrute y aprovechamiento sostenible a medio y largo plazo.


Hoy en día, la conservación de los ecosistemas trasciende la responsabilidad de las administraciones públicas para ser responsabilidad global de todos los ciudadanos, agentes, actores y niveles territoriales. La sociedad va tomando conciencia de la indisoluble relación entre la funcionalidad de los ecosistemas y la calidad de vida de los seres humanos. En consecuencia, se vienen desarrollando políticas, normas, estrategias y planes que velan por la conservación y por la restauración de ecosistemas, en busca de la sostenibilidad a largo plazo del propio modelo de desarrollo económico; a nivel mundial, por ejemplo, encontramos las Metas de Aichi 9, el Desafío de Bonn de la UICN 2011 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas que incluyen consideraciones específicas relacionadas con la restauración de ecosistemas.



¿Qué es la Restauración Ecológica?

Bases y principios


La RE se define como el proceso de asistir la recuperación de un ecosistema que ha sido degradado, dañado o destruido (SER 2004 14). Por tanto, su papel es activador, iniciando o acelerando procesos que facilitan la recuperación del ecosistema, teniendo en cuenta su propia capacidad de estabilización y autorregulación a corto, medio y largo plazo.


Todo ello fundado en los siguientes principios:


• Está basada en criterios científicamente contrastados: Se trata de un conocimiento que sigue el método científico, cuyos resultados están avalados con su publicación en revistas científicas reconocidas, lo que supone que han sido exhaustivamente revisados y posteriormente evaluados por expertos.


• Implica un diagnóstico ecológico. Dado que cada caso es único, la RE se sirve de un diagnóstico específico del espacio a restaurar que, además, ha de tener un enfoque holístico, en el que se contemplen las necesidades socioeconómicas y el contexto histórico-cultural a distintas escalas. Incluye las relaciones ecosistémicas y también el paisaje.


La importancia del ecosistema de referencia, que define los procesos ecológicos que se deben recuperar y que suele ser próximo y semejante al original (en el caso de las rehabilitaciones y remplazos, como se verá más adelante, este concepto se puede ver modificado). El ecosistema de referencia no suele ser único ni estático y para su adecuada selección resulta de mucha utilidad conocer la evolución histórica y/o a futuro (en un contexto de cambio global). Este ecosistema de referencia es la base para establecer las características de la intervención (morfología, taxones, hidrología, procesos dinámicos etc).


Busca una intervención mínima: Al identificar los procesos ecológicos clave que rigen el funcionamiento del ecosistema y actuar sobre ellos, se desencadena la expresión de la memoria y se activa la capacidad de auto regeneración de los ecosistemas. Por ello, se deben tener en cuenta los procesos dinámicos que permitan establecer mecanismos de mínima intervención en la gestión futura.


• Lleva asociados modelos de gestión adaptativa, que permiten marcar fases en las que medir la evolución del ecosistema y así, en caso de producirse desviaciones respecto a los objetivos iniciales previstos, se pueden reorientar las medidas y acciones de restauración o incluso los objetivos.

Esta labor de continuo seguimiento y evaluación del desarrollo del proyecto permite manejar la incertidumbre derivada de sistemas ecológicamente complejos, adaptando el proyecto en todo momento hacia las metas de restauración.


• Debe ser flexible y pragmática, de manera que teniendo en cuenta los marcos ecológico, socioeconómico y cultural se maximice la biodiversidad, los procesos ecológicos y la provisión de servicios ecosistémicos.


 

CURSO VIRTUAL EXPERTO EN RESTAURACIÓN ECOLÓGICA

Si deseas aprender a desarrollar Planes y Programas de Restauración Ecológica desde una perspectiva teórica- práctica, te invitamos a que realices el Curso “Experto en Restauración Ecológica” de la Academia VitruBio que será lanzado próximamente.

Puedes conocer sus características e inscribirte haciendo CLICK AQUÍ

Comments


bottom of page